CONSIDERACIONES PREVIAS


  • Si hay algo en lo que piensa casi todo el mundo es que llegará un día en el que el dinero en efectivo no exista, o apenas se utilice. Esto es debido, principalmente al aumento de los pagos móviles.
  • Y es que el crecimiento acelerado del eCommerce y la generalización de los smartphones son los dos factores fundamentales que han motivado el gran auge de este método de pago.
  • Además si a esto le sumamos el desembarco de Alipay en Europa, esto puede suponer un cambio total en la forma en la que los consumidores pagan y consumen productos y servicios.
  • Ante esta ofensiva competitiva los bancos tienen varias posibilidades: por un lado, asociarse con una startup y plantear un modelo similar para competir directamente con su app. Por otro, establecer colaboraciones directas con el propio gigante asiático u otro gigante big tech que tambiñen pretenda operar en este terreno.

En el mundo contemporáneo, las opciones de pago digital global están tomando una parte cada vez mayor del mercado de los pagos. El dinero en efectivo está continuamente en declive y es muy posible que tengamos un futuro donde el efectivo se relegará todavía más.

A esto se suma el aumento de las opciones de pago móvil, lo que supone un desafío para las instituciones convencionales ya que los canales de pago puramente móviles podrían eliminar a los bancos y compañías de tarjetas de este mercado, y facilitarán las transacciones.

EL MERCADO DE LOS PAGOS MÓVILES


El crecimiento acelerado del eCommerce y la generalización de los smartphones son los dos factores fundamentales que han motivado el gran auge de los pagos móviles. Se trata de una industria que, según datos, tendrá tasas de crecimiento anual superiores al 30% de aquí hasta el 2023, y en la que se espera que 2,07 mil millones de usuarios, a nivel global, utilicen los pagos móviles.

Fuente: GATE

El aumento de las aplicaciones de pago como AliPay y WeChat hace que el mercado cambie drásticamente. Estas dos compañías son pioneras en este sector y dominan esencialmente la industria de pagos en China con soluciones más rápidas y de bajo coste, y en donde los pagos con el móvil son más habituales que los efectuados con dinero en efectivo. En este país existen alrededor de 1,6 mil millones de cuentas de banca móvil.

Fuente: GATE

WECHAT PAY


WeChat Pay es una función de pagos integrada dentro de la aplicación WeChat, propiedad del gigante tecnológico chino Tencent. Esta aplicación, que ha alcanzado unas cotas de popularidad masiva en el país asiático, puede definirse como una combinación de Whatsapp, Facebook, Tinder, Uber y Skype todo en uno.

Su verdadera eclosión llegó gracias a la posibilidad de hacer pagos móviles con ella de forma muy sencilla. Basta con introducir una cuenta bancaria en la app y ya se puede tanto recibir pagos como pagar a cualquier contacto particular así como en prácticamente cualquier establecimiento físico y online.

WeChat ha conseguido que los usuarios vinculen sus tarjetas bancarias a la aplicación, y es que, según datos, aproximadamente la mitad de todas las ventas por Internet en China se realizan a través de teléfonos móviles, frente a aproximadamente un tercio de las ventas totales en Estados Unidos.

Tecnología y tradición

WeChat, además, ha sabido adaptar las tradiciones culturales de China a las posibilidades de pago que abren las nuevas tecnologías. Uno de los usos más populares del servicio de pagos es precisamente el envío de dinero entre usuarios de forma instantánea, algo que también vemos en occidente con aplicaciones como PayPal o Bizum.

Por ejemplo, con la tradición del hongbao o “sobre rojo”, que consiste en regalar dinero dentro de un sobre rojo en fiestas u ocasiones especiales como bodas, nacimiento de niños o graduaciones.

“Más de 680 millones de usuarios de WeChat enviaron o recibieron dinero digital en el pasado año nuevo chino, según cifras de la compañía.”

ALIPAY


Alipay es la app de pagos móviles de Ant Financial, la rama fintech del gigante del comercio electrónico asiático Alibaba. Ant Financial es el mayor unicornio fintech del mundo, con una valoración que supera los 150.000 millones de dólares, y la novena mayor empresa online del planeta, por delante de gigantes como Uber o AirBnB.

Aunque inicialmente su presencia estuvo limitada a China, después se ha extendido también a otros mercados asiáticos y tiene vocación de convertirse en una plataforma global. Tanto es así que desde hace tiempo se viene hablando de una posible llegada del gigante fintech asiático al mercado europeo.

Y esta llegada ha dejado de ser un rumor para ser una realidad. Estamos empezando a ver los primeros pasos estratégicos para esta expansión internacional y esto ha hecho que tanto las entidades financieras como los gigantes tecnológicos comiencen a plantearse posibles movimientos para hacerle frente.

¿Cómo funciona?

Conocido como el Paypal chino, Alipay es básicamente una aplicación de pago digital que combina en una única plataforma varias posibilidades de pago: pagos móviles en tienda física (mediante código QR o en terminal contactless), pago digital en e-commerce, pagos sociales P2P, etc.

A parte, la app incluye otras funcionalidades muy populares como la posibilidad de pagar facturas de luz, agua o comunidad en cualquier ciudad de China, pedir taxis o solicitar servicios de movilidad compartida (tipo Uber o servicios de bicicletas compartidas).

Para usar Alipay, un usuario solo tiene que crearse una cuenta en su teléfono móvil y asociar las cuentas bancarias o tarjetas de crédito que desee.

Pero además, otra gran fortaleza es la pertenencia al gigante del comercio electrónico Alibaba. Formar parte de este gran grupo le ha permitido popularizarse gracias a que muchas tiendas chinas de Aliexpress o Taobao, el mayor gigante chino del comercio electrónico, ofrecen la posibilidad de realizar pagos a través de Alipay.

Su expansión a Europa

En 2018 realizó un intento fallido de entrar en el mercado estadounidense, debido al veto regulatorio de la Administración Trump. Tras este fracaso, la siguiente apuesta del gigante chino es el mercado europeo.

En febrero de este año, anunció la compra del servicio de remesas con base en el Reino Unido, WorldFirst. Una empresa que permite a negocios y particulares traspasar dinero entre países a precios más bajos que los que ofrecen las entidades financieras tradicionales. Ahora este servicio podrá ser usado por los más de 550 millones de usuarios con los que cuenta Ant Financial.

Este mismo mes de junio, Alipay ha anunciado un acuerdo con seis importantes digital wallet europeas (Bluecode, ePassi, Momo Pocket, Pagaqui, Pivo, Vippsjunto) para promover la interoperabilidad de pago digital basada en el código QR para los viajeros tanto en Europa como en China.

Una vez concretado el proyecto, los usuarios de las seis digital wallet europeas participantes podrán realizar pagos basados en códigos QR, con sus aplicaciones y dispositivos domésticos, a comerciantes locales en 10 países europeos donde se aceptan esas aplicaciones.

¿Y a España?

En lo que respecta a España, todavía no se conocen planes oficiales para una entrada de Alipay a competir directamente con otras opciones de pago móvil disponibles ya en el país.

No obstante, ya en el año 2017Alibaba firmó un acuerdo con BBVA para que Alipay estuviera disponible como medio de pago para los cientos de miles de turistas chinos que llegan a España cada año.

Este paso da que pensar por tanto que podríamos estar ahora cerca de que una versión de Alipay en español llegue definitivamente a nuestro país.

BIG TECHS Y FINTECHS SE PREPARAN PARA RESPONDER A LA OFENSIVA


Y mientras se suceden estos primeros movimientos estratégicos de Alipay en el continente europeo, vamos teniendo noticias de cómo otras empresas se están preparando para hacerle frente.

Facebook

El caso más sonado está siendo el de Facebook que está ultimando sus próximos movimientos estratégicos en este terreno, algunos de los cuales podrían provocar un verdadero terremoto tanto en la competencia que existe entre las app de pagos online como en el día a día de los consumidores.

Y es que el gigante tecnológico lleva ya tiempo apostando por introducir el comercio en su aplicación Instagram. La posibilidad de comprar y vender productos sin salir de ella ya existe, a través de su prestación Instagram Shopping, aunque la aplicación móvil ha sido bastante cautelosa, eso sí, a la hora de determinar quién puede vender productos y qué puede ser vendido.

Fuente: Techcrunch

Por otro lado, pagar a través de la conocida aplicación de mensajería, Whatsaap, es otro de los proyectos que Facebook tiene en marcha. Por ahora, ya tiene activa con una versión beta de la aplicación Whatsapp Payments en La India.

Además, también ha establecido un laboratorio en Londres a partir de donde pretende expandir Whatsapp Payments a nivel global.

Pero las innovaciones en el terreno de los pagos por parte de Facebook no terminan ahí, otra de las grandes apuestas del gigante pasa por la creación de su propia criptomoneda.

Con este proyecto estarían trabajando en el próximo lanzamiento de una moneda digital en modelo stablecoin y vinculada al dólar como colateral. De tener éxito, la nueva moneda digital de Facebook, conocida como Globalcoin, podría emplearse tanto para realizar transferencias y pagos P2P como compras online a través de cualquiera de las apps que conforman la red social,así como en las carteras digitales.

Se espera que la criptomoneda de Facebook vea la luz en el primer trimestre del próximo año 2020. La compañía, ya cuenta con la licencia pertinente para operar como entidad de dinero electrónico en Europa.

Verse

Y las fintech tampoco quieren quedarse atrás. Por ejemplo, la startup española de pagos P2P, Verse, acaba de anunciar que ha obtenido en Lituania la licencia para operar como entidad electrónica de pagos, lo que le da libertad para operar en todo el espacio económico europeo.

Fuente: Techcrunch

Su propio CEO ha asegurado que, con este paso, pretenden llevar a cabo un cambio estratégico con el objetivo de convertirse en una súper-app, como las chinas Alipay y WeChat, que cuentan con miles de millones de usuarios y donde el pago es la columna vertebral de un montón de actividades diversas.

BIBLIOGRAFÍA